Reseña Histórica

Un patrimonio cultural y arquitectónico, que llena de orgullo a los pereiranos y risaraldenses, es el “Colegio del Inmaculado Corazón de María”, regentado y dirigido por la Comunidad de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada.

Fue fundado en 3 de noviembre de 1941.  Inició labores con 244 estudiantes, el 8 de febrero de 1942, en una casona ubicada en la carrera 7ª., con las  calles 19 y 20.  Allí estuvieron la Madres Franciscanas durante 29 años, formando juventudes y forjando caracteres, inspirados en la pedagogía de su insigne fundadora, la Madre CARIDAD BRADER ZAHNER y en la filosofía de FRANCISCO DE ASÍS, su patrono y fundador de la congregación.

La idea de esta fundación surgió de un grupo de notables ciudadanos: Doctor Gonzalo García Salazar, Doctor Antonio J. López, Doctor Eduardo Vallejo, Señor Ramón Baena, quienes preocupados por la formación de la mujer pereirana y conocedores de la experiencia y compromiso de la Comunidad Franciscana en el campo Educativo, se apoyaron en el Club Rotario de la ciudad y conjuntamente realizaron todas las gestiones, hasta lograr su aspiración.  A su empresa se unieron muchos ciudadanos y ciudadanas que simpatizaban con su magnífica idea.
Fue la madre AQUILINA WERNLE, superiora general de la Comunidad, quien dio respuesta afirmativa para la feliz fundación y quien eligiera su primera rectora, la madre VIRGINIA ENGELER, también con el cargo de superiora.

Con el correr de los años y el prestigio alcanzado, la antigua y bella casona ya no fue suficiente para albergar a tantas niñas y jóvenes, que solicitaban matrícula.  Decide, entonces, la Comunidad, comprar el terreno e iniciar la construcción de su nueva sede, en predios de la Finca LA JULITA, al sureste de la ciudad.  Este reto fue emprendido por la Reverenda Madres LEOVIGILDA DÛR, de nacionalidad Suiza y el Ingeniero constructor Dr. JOSÉ BETTIN DIAGO.

Estas instalaciones reúnen todas las condiciones exigidas para el funcionamiento de un colegio y sorprende su belleza arquitectónica, sus zonas verdes, su bosque y su paisaje natural, que invita al trabajo, al estudio, a la reflexión.  La Comunidad no ha escatimado ningún esfuerzo para el mantenimiento y mejoramiento de sus instalaciones, adaptándolas a todas las exigencias de comienzos del nuevo milenio.

Esta fortaleza cultural, religiosa y académica ya celebró sus 60 AÑOS de permanencia en la ciudad, el pasado mes de Noviembre de 2002, con el reconocimiento sentido de la sociedad pereirana.

Son muchas las religiosas que han permanecido en la Institución, desempeñando los cargos de Rectora y/o Superiora.

En el 2018, la Hermana EMPERATRIZ BUCHELLI DUQUE, Rectora y Superiora, está al frente de esta magna obra y nos presenta un Colegio con una planta física de acuerdo a la educación integral que imparte y dotado con todos los recursos de la nueve tecnología:  aulas virtuales para todos los grados, salas de informática con acceso directo a Internet, laboratorio de idiomas y modernos equipos, que permiten a sus estudiantes recibir una educación para la vida, fundamentada en modernos modelos pedagógicos y con la filosofía de “CRECER EN EL SER Y EN EL HACER”, construyendo Comunidad y Patria.